Constructivismo (1913)

А. Конструктивизм Буров. Проект центрального вокзала в Москве. 1925. Конструктивизм.

Un ejemplo de arquitectura: el proyecto final de la estación central de trenes en Moscú, 1925. Arquitector: Andréy Búrov.

Se trata de una tendencia de arte abstracto que surgió en Rusia en 1913. Se olvida de las ideas y percepciones tradicionales del arte, prestando más atención a la imitación de las formas y métodos contemporáneos del proceso tecnológico. El constructivismo dejó una gran huella en tales áreas artísticas como la escultura (la construcción se creaba a partir de los productos de fabricación industrial) y la pintura (representaciones en un espacio bidimensional). A pesar de que el constructivismo existía en Rusia únicamente a lo largo de los primeros años postrevolucionarios, su influencia se percibió a lo largo de todo el siglo XX.

Los constructivistas como un grupo literario e independiente se dieron a conocer por primera vez en primavera de 1922 en Moscú. Entre los primeros miembros del grupo estaban los poetas Alekséy Chichérin, Iliyá Selvínskiy y el crítico literario Kornéliy Zelínskiy en calidad del teórico principal del grupo. Al principio el programa de los constructivistas tuvo una orientación, más bien, formal: una obra literaria se percibía como una construcción. El contexto en el que se desarrollaba era el contexto de avances tecnológicos; especial hincapié se hacía en la intelliguentsia (*) industrial. No importaba la lucha entre las clases sociales ni los principios sociales.

«El constructivismo es una verdadera escuela de arte que sostiene la universalidad de la poesía. Si las escuelas contemporáneas tratan por separado la musicalidad, el ritmo, las representaciones, la absurdidad, etc., nosotros, en cambio, resaltamos y decimos: Y la musicalidad, Y el ritmo, Y las representaciones, Y la absurdidad, Y todo posible método que podría resultar necesario a la hora de crear una construcción. El constructivismo es la gran maestría, es el profundo y agotador conocimiento de todos los posibles materiales y habilidades que se centran en el.»

Más adelante el constructivismo se libra poco a poco de estas características estéticas y aboga por unos conceptos más amplios con el fin de crear una base artística sólida. En este aspecto hemos de comentar que el constructivismo se divide en dos corrientes: la primera rechaza el arte como una rama independiente del espíritu humano; y la segunda es la que no rechaza el arte.

  1. Primera corriente: el arte está estrechamente vinculado a la teología, la metafísica y la mística, por lo tanto, ¡Le deseamos muerte al arte! Se propaga el rechazo del arte y la inclinación hacia la producción material relacionada con la ciencia y la tecnología. Esta teoría surge entre los pintores rusos en 1920. De este modo, el constructivismo no se puede considerar como una tendencia del arte porque este rechaza el arte y, por lo tanto, se encuentra fuera de sus límites.

Dice la pintora e ilustradora Olga Chichágova: «El constructivismo rechaza el arte como el fruto de la cultura burguesa. Se trata de una ideología, nacida en los tiempos de la revolución en Rusia proletaria, y como cualquier ideología puede ser considerada viable solo cuando tiene “consumidores”. Es por eso que el objetivo primordial del constructivismo es la organización de modo de vida comunista a través de la creación de un humano constructivo. Entre los métodos para conseguir este objetivo se encuentra la producción intelectual: espíritu de invención y la producción que progresa y mejora, es decir, la tecnología.»

2. Segunda corriente: no se rechaza el arte; se buscan nuevos caminos para la expresión artística. Este segundo constructivismo es el que se penetró en todas las ramas del saber. Se trata del espíritu de la construcción. Las Declaraciones del movimiento se publican en 1922 en la primera edición de la revista «Вещь» (La cosa) en Berlín bajo la dirección de El Lisítskiy e Iliyá Erenbúrg.

Los constructivistas ven el arte como una cadena de técnicas artísticas. Estas técnicas son las mismas que se utilizan en la creación de cosas, especialmente, en coches: «El coche para nosotros es una cosa. No queremos dibujar su retrato, ni componerle madrigales. El coche es una lección. ¿Acaso no aprendían nuestros abuelos de hojas su forma o del ruiseñor la gama?» En el coche se concentra, tan propia del ser humano, necesidad que dio luz al arte: la necesidad de ordenar, organizar. Por lo tanto, cuando estudiamos el coche nos acercamos al secreto que guarda el arte, ya que en el arte, en la tecnología, y en la vida el ser humano tiende a realizar la misma actividad: organizar. «Ya sabemos como está hecha la vida y el Don Quijote, y como se hace un coche…». Aunque el saber como montar un coche para montar uno más no es suficiente como para inventar un aeroplano. Toda obra poética es una invención. Ninguna repite en su totalidad a la otra. Y si mantenemos la comparación con la fabricación de coches, entonces, podemos comparar tan solo la tipografía que reproduce (produce) igual que en la fábrica los coches ya son poemas escritos, compuestos en libros.

La metodología del constructivismo empezó a depender directamente de los principios ideológicos. Asimismo, surgieron las primeras discrepancias dentro del grupo; como consecuencia Chichérin abandonó el grupo, en cambio, Selvínskiy y Zelínskiy reunieron a autores tales como: B. Agápov, Dir Tumánniy (N. Panóv), V. Ínber y Ye. Gabrilóvich. En 1924 se funda el «Centro literario de los constructivistas» (siglas en ruso: ЛЦК). Más tarde se unieron al grupo N. Adúyev, V. Lugovskóy, A. Kviatkóvskiy, V. Ásmus, E. Bagrítskiy, N. Ognióv, N. Ushakóv y un grupo de jovenes poetas: V. Gúsev, G. Kats, A. Kudréyko (Zeleniák), K. Mitréykin, L. Lavróv, y otros.

Poetas constructivistas: Alekséy Chichérin, Iliyá Selvínskiy, Borís Agápov, Dir Tumánniy (Nikoláy Panóv), Vera Ínber, Yevguéniy Gabrilóvich, Nikoláy Adúyev, Vladímir Lugovskóy, Aleksándr Kviatkóvskiy, Valentín Ásmus, Eduart Bagrítskiy, Nikoláy Ognióv, Nikoláy Ushakóv, Víktor Gúsev, Grigóriy Kats, Anatóliy Kudréyko (Zeleniák), Konstantín Mitréykin, Leoníd Lavróv, G. Gáuzner, etc.


(*) Intelliguentsia es una clase social compuesta por personas involucradas en complejas actividades mentales y creativas orientadas al desarrollo y la diseminación de la cultura, ciencia y tecnología, incluyendo intelectuales y grupos sociales cercanos a ellos. 


Para citar como un blog:

4 comentarios

  1. Hola de nuevo. Por si a alguien más le interesa, Вещь puede leerse aquí https://on.nypl.org/359yusY aunque tenga que ser en jpeg

    Hace poco me encontré a Lissitzky entre este grupo de arquitectos, https://www.culture.ru/themes/652/5-sovetskikh-arkhitektorov No sabía que él también lo era (esta web por cierto dan ganas de comérsela entera. Las hay parecidas en español pero creo que no llegan tan lejos)

    Aparte de esto, me interesan los temas que tratas y coloqué un enlace a este artículo aquí https://twitter.com/pecios_ingenier/status/1302177972875603968

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s